domingo, 10 de enero de 2010

ARGUMENTO LA CENICIENTA DE ROSSINI



ARGUMENTO

“La cenicienta”, subtitulada “La bondad triunfante”, se desarrolla en tiempo y lugar no determinado.

Acto primero

En el casona del barón Don Magnífico (barón de Monte Fiscone), la muchacha de nombre Angelina (pero llamada Cenicienta) vive en compañía de Clorinda y Tisbe, las dos caprichosas y nada agraciadas hijas del barón, su padrastro.


A Cenicienta la tratan como a una criada y la humillan en todo, pero Cenicienta tiene un alma noble y ayuda a un mendigo (que en verdad es el anciano Alidoro, maestro tutor del príncipe Ramiro de Salerno), en tanto que las hermanastras lo arrojan a la calle.

Se anuncia que el príncipe dará una gran fiesta en su palacio con el objeto de elegir una esposa entre las damas invitadas.

El propio príncipe, con el traje de su sirviente Dandini (disfrazado con las ropas del príncipe, que lo acompaña) acude a la casa de Don Magnífico para llevar a sus hijas al palacio. En su visita admira a la gentil Cenicienta y se enamora de ella, pero la joven no está invitada y es objeto de burlas de sus hermanastras.

Cuando la fiesta está en todo su esplendor, llega al palacio una desconocida, que no es sino Cenicienta vistiendo un maravilloso vestido que el príncipe Don Ramiro le ha enviado a escondidas. Todos los presentes en el gran festejo la admiran y advierten el parecido de la muchacha con Angelina, la hijastra de Don Magnífico.

Acto segundo

Sigue la fiesta en el palacio del príncipe Ramiro y Cenicienta rechaza las proposiciones del falso príncipe personificado por Dandini, diciéndole que ella está enamorada de su camarero (quien sabemos que es el verdadero príncipe), con lo cual Don Ramiro apenas puede contener su alegría.

El verdadero Dandini, entretanto, ha confesado que no es el príncipe a Don Magnífico, que desilusionado regresa a su casa con Clorinda y Tisbe.

Cenicienta los ha precedido, se ha quitado el lujoso vestido y se dedica a sus rutinarios trabajos domésticos.

Tras ellos llega también Don Ramiro. Se da a conocer como el príncipe y ante la estupefacción de Don Magnífico y sus hijas, pide por esposa a Cenicienta.

En la escena siguiente, en una sala palaciega el príncipe Ramiro y Cenicienta reciben los homenajes de mucha gente, entre los que están su padrastro y sus hermanastras, ya perdonados por la nobleza de alma de la afortunada muchacha.

Cenicienta, como princesa, vivirá ahora feliz para siempre junto a su nuevo esposo, Don Ramiro, príncipe de Salerno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

LinkWithin